Bioimpedancia, composición corporal

bioimpedancia

Bioimpedancia, el análisis de composición corporal que cambia paradigmas

Cuantas veces nos hemos obsesionado con alcanzar cierto peso. Pero quizás nunca nos hemos preguntado si ese peso ¿es el PESO IDEAL? o incluso ¿De qué está compuesto mi cuerpo? ¿De quiero que esté compuesto?

El peso ideal debe ser calculado por un profesional en la salud, ya que en medicina nada es exacto y se pueden presentar numerosas variables, como los componentes corporales, que determinan “el ideal” de cada persona en particular. 

Algunos de los métodos que utilizan los profesionales para determinar el peso de un paciente, son:

IMC (Índice de Masa Corporal)

Matemáticamente se puede calcular el peso ideal según el IMC deseado y la estatura de la persona. Sin embargo, estudios actuales cuestionan este método.

Normalmente el IMC se utiliza para determinar si existe exceso de peso, pero no por ello se debe disminuir el mismo: no es correcto. Éste índice considera al peso como un todo, sin discriminar la cantidad de masa grasa y muscular que lo compone.

Es por ello que los investigadores respaldan la idea de que el IMC “es una medida bastante tosca”, ya que no refleja los componentes del cuerpo y por tanto no es un buen indicador de la salud.

Bioimpedancia

Consiste en determinar la composición corporal de una persona, es decir determinar la cantidad de masa muscular, grasa, agua y minerales, además de calcular en qué proporciones se encuentran, si son saludables o no. Lo que lo define como un indicador de salud.

“El exceso de grasa es predictor de enfermedades metabólicas,de un mal estado de salud y de enfermedades metabólicas"

Es un método seguro, económico, preciso y no invasivo, que utiliza una corriente eléctrica de bajísima intensidad que recorre el organismo. Existen equipos médicos de alta complejidad, que pueden determinar incluso la composición por segmentos, es decir, miembros superiores, inferiores y tronco.

¿Por qué es importante?

El determinar la composición corporal exacta, permite identificar no sólo el peso ideal, sino además qué componente se debe modificar: si hubiese que aumentar la masa muscular, disminuir la grasa o ambas cosas, incluso sin variar el peso. 

La disminución de la masa muscular o el exceso de grasa son indicadores de un mal estado de salud.

Beneficios de conocer la composición corporal

  • Ajustar la actividad física a las necesidades específicas: disminuir los valores de grasa periférica, disminuir grasa víscera, aumentar masa muscular total, mejorar asimetrías u otras.
  • Postcirugías: se puede determinar la pérdida de masa muscular postcirugía y las mejoras con los tratamientos de rehabilitación.
  • Evaluar el descenso de peso: en tratamientos intensivos no controlados, es frecuente la pérdida de masa muscular, contraproducente a corto y largo plazo.
  • Controlar la pérdida de grasa: Grasa periférica y visceral (responsable de enfermedades metabólicas como diabetes, hipertensión, hígado graso y dislipidemias, componentes del síndrome X).
  • Predecir el potencial riesgo de sarcopenia (pérdida progresiva de la masa muscular)

¿Quiénes pueden realizar?

El estudio no presenta contraindicaciones, por lo tanto, pueden realizarla niños y adultos, sin límite de peso.

Es fundamental en personas con:

  • Exceso de peso: antes, durante y luego de diferentes tratamientos.
  • Enfermedades metabólicas causadas por exceso de grasa.
  • Insulinorresistencia y Diabetes tipo 2.
  • Postoperatorios de cadera o fracturas de miembros superiores e inferiores.
  • Tratamientos estéticos con disminución localizada de grasa: para evaluar la eficacia del mismo.
  • Deportistas de elite y amateur.

¿Con qué frecuencia se debe realizar?

Es importante repetirla con cierta periodicidad ya que ésto permite un correcto seguimiento. La frecuencia la determinará el profesional capacitado ya que dependerá de los objetivos planificados y de la presencia de patologías concomitantes.

Colaboración de: Lic. en Nutrición Teijeiro M. Jimena.

Compartí contenido